Skip to main content

Opinión


 
FOTO
TÍTULO
carles madevall Entrevista Doctor Carles Masdevall Noguera
Dr. Carles Masdevall
  • LEER ARTÍCULO
    El Doctor Carles Masdevall Noguera es cirujano, especializado en cirugía general y cirugía del aparato digestivo. Fue profesor en la Universidad de Barcelona durante siete años. Ejerció en el Hospital Universitario de Bellvitge desde marzo de 1974 hasta Julio del 2011.En el 1985 hizo la primera publicación de Obesidad Mórbida. En 1990 formó la primera unidad Multidisciplinar de Cirugía Bariátrica de España. Desde entonces ha realizado más de 150 publicaciones nacionales y más de 70 extranjeras. Destacar la trayectoria quirúrgica con más de 2350 intervenciones de cirugía bariátrica.Durante 12 años ha sido vice-presidente y del 2011 a 2013 fue el presidente de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad. Desde entonces es socio de honor.

    1ª.- Estimado Carlos, con respecto a tu vertiente como cirujano bariátrico: ¿Cuándo te iniciaste?, ¿Dónde?, ¿A través de Quién? Y ¿Por Qué?
    En 1976 ayudé a operar al Dr. Sánchez Ortega un bypass yeyuno-ileal. En la década de los 80, con el Dr. Enric Laporte y el Dr. Badosa intervenimos a 43 pacientes de publicando los resultados de Cirugía Española “La gastroplastia para el tratamiento de la obesidad masiva” Vol. XXXIX, Julio-agosto 1985, número 4. Lo titulamos obesidad masiva porque no existía el termino mórbida. No fue hasta el 1990 que la OMS consensuó la terminología a esta enfermedad. Desde la jefatura de esófago gástrica me fui centrando en esta especialidad. La inquietud que me producían estos pacientes y las posibilidades de investigar sobre una nueva técnica fueron la principal motivación.

    2ª.- ¿Qué recuerdos te quedan de aquella “primera fase” en la Cirugía Bariátrica?
    No teníamos instrumental para realizar estas intervenciones. Hubo que diseñar nuevos separadores, valvas, etc. Incluso para realizar la gastroplastia vertical anillada diseñé un instrumento parecido al TA 90 BN, que salió poco después. Hacer fácil lo difícil siempre ha sido uno de mis credos.

    3ª.- ¿Cuáles eran las Técnicas que aplicabas?
    El Bypass Yeyuno-ileal inicial resultó ser una técnica con graves problemas de desnutrición. Aprendimos a ser más cautos y menos agresivos. En 1990, creímos en la Gastroplastia Vertical Anillada. El problema de ésta técnica era seleccionar el tipo de anillo para garantizar una buena tolerancia y adaptación al estómago, en mi caso opté por las anillas de Goretex. Realizamos una serie de 115 pacientes y continuamos aprendiendo. Todos los tratamientos quirúrgicos para la obesidad se realizaban con cirugía abierta. En 1995, llegó el primer dispositivo para la obesidad con un abordaje menos invasivo, la banda gástrica vía laparoscopia. Entre 1995 y 1998 coloqué 43 bandas, la introducción de la laparoscopia fue una revolución, pero actualmente el 90% de bandas las he retirado por los malos resultados. En 1997 empezamos a realizar el bypass gástrico según la técnica de Capella, inmediatamente cambiaron favorablemente los resultados a medio y largo plazo.

    4ª.- La morbimortalidad de aquella fase, ¿Era tan elevada como se piensa ahora?
    En sus inicios, se aceptaba un 1% de mortalidad y un 10% de morbilidad. Nosotros teníamos un 0,5% de mortalidad y un 5,6% de morbilidad. Si bien, los casos de obesidad que operábamos eran casos extremos con IMC superiores a 50 Kg/m2. Todo ello, nos hizo replantear la selección de pacientes para evitar el elevado índice de complicaciones. Teníamos que empezar a operar los obesos en fases menos mórbidas para obtener mejores resultados.

    5ª.- Tú eres uno de los Iniciadores de la Cirugía Bariátrica en España. ¿Cómo fueron los inicios con la idea de “asociar” a los pocos cirujanos que realizaban esta disciplina?
    Fue Aniceto Baltasar, el se interesó por la Unidad Multidisciplinar que creamos en el Hospital de Bellvitge. Enseguida me llamo por teléfono y me pareció una idea excelente, así que pusimos hilo en la aguja. Creamos la I Reunión Nacional de la SECO en San Juan Alicante el 12-13 de Diciembre de 1997. Hubieron 30 comunicaciones y se aprobaron los Estatutos, fundando la SECO el 12 de diciembre de 1997. En la reunión aparecieron equipos de trabajos que desconocíamos, como los 50 casos de gastroplastia vertical que presentó el equipo del Dr. Cándido Martínez Blázquez de Vitoria; las disrupciones de grapado del Prof. Felipe Cruz Vigo de Madrid; o los resultados tardíos del Prof. Mariano Martínez de Zaragoza. Se programó la II Reunión en Granada, siendo el Dr. F. Leruite el organizador, el 3-4 de Diciembre de 1998. Se nombró presidente al Dr. Aniceto Baltasar y uno mismo como vicepresidente.

    6ª.- ¿Cómo valoras la implementación de esta disciplina quirúrgica y su evolución, sobre todo, con el abordaje laparoscópico?
    Fue un avance definitivo, tanto para disminuir la morbilidad y mortalidad, como para mejorar el confort del paciente.

    7ª.- A tu entender, ¿Cuáles son los aspectos negativos y cambios de mejora en la Cirugía Bariátrica?
    Los aspectos negativos, son que las Unidades de Cirugía Bariátrica tendrían que englobar el tratamiento del paciente obeso y no sólo de la obesidad. El conocimiento de todos los procedimientos quirúrgicos es fundamental. La tendencia es adaptar el paciente a una técnica quirúrgica, pero es al revés, tendríamos que adaptar el tipo de cirugía al paciente. Los cambios de mejora tendrían que ser aplicar todo el conocimiento para tratar a nuestros pacientes, e insistir en la necesidad deltrabajo en equipo multidisciplinar. Los resultados no son exclusivos de la cirugía, sino del trabajo de todos los profesionales.

    8ª.- ¿Cuál es tu opinión de la Cirugía Metabólica en Obesidad Tipo I con comorbilidades?
    Disponemos de evidencia y las asociaciones internacionales respaldan la cirugía metabólica. En 2016, la American Diabetes Association y la International Diabetes Federation incluyeron la cirugía en el algoritmo terapéutico de la Diabetes Mellitus tipo II. No hay discusión de indicación, sí, de selección de técnica quirúrgica.

    9ª.- ¿Tienes algún caso o anécdota reseñable, relacionado con esta disciplina, que nos puedas dar a conocer?
    La importancia de la terminología de las palabras. En 1990, nace el concepto de obesidad mórbida. La OMS la describe como el exceso de grasa asociado a enfermedades. Pero, no es hasta el año 2013, en el que se declara como enfermedad, en lugar de una condición de susceptibilidad de enfermedad.

    10ª.- Dada tu Maestría y Experiencia en este campo quirúrgico, ¿Cómo visionas el futuro de la Cirugía Bariátrica?, ¿Cuáles son tus consejos para los cirujan@sbariátric@s más noveles?
    La epidemia de la obesidad continuará creciendo hasta que exista una concienciación mayor del problema. Los avances en el conocimiento de la microbiota, la epigenética, el funcionamiento de nuestro cerebro serán la clave. Ganaremos la pandemia de la obesidad, el día en que no tengamos que operar.

    Editores:
    Eduardo Domínguez-Adame Lanuza.
    Ismael Díez del Val.
carles madevall Nos vemos en Mallorca
Dr. Xavier González Argente
  • LEER ARTÍCULO
    Estimados amigos:

    En breve nos veremos en el Hospital Son Espases de Mallorca para celebrar el XX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de las Enfermedades Metabólicas junto con la V Reunión Ibérica de la Obesidad.

    Hemos preparado un congreso con una enorme ilusión, para que sea atractivo y un poco distinto a lo habitual. Para ello hemos planeado distintas actividades.

    Además de las conferencias, mesas redondas, sesiones plenarias, comunicaciones y sesiones de video, trasmitiremos en directo uno de los procedimientos realizados por el Dr Galvao dentro de un curso de endoscopia bariátrica avanzada.

    Tras ello, los cirujanos seguiremos disfrutando de 8 cirugías en directo realizadas por prestigiosos cirujanos reconocidos a nivel nacional e internacional, realizadas en dos quirófanos de forma simultánea. Participaran representantes de las Sociedades Española, Argentina, Brasileña, Portuguesa e Italiana de Obesidad.

    Se realizaran tres interesantes ¨Symposiums¨: ERAS en Cirugía Bariátrica, Actividad, gestión y priorización de las listas de espera y una Sesión Conjunta de las Sociedades SECO- SEEDO- SACO sobre los avances en cirugía metabólica.

    La enfermería quirúrgica y los nutricionistas tienen su espacio con la realización de una mesa redonda multidisciplinar, presentación de comunicaciones y un taller sobre dietética y nutrición.

    Tenemos planificado realizar actividades paralelas para disfrutar de un entorno privilegiado. La inauguración del congreso se realizará en El Castillo de Bellver y la cena de Gala en el museo de arte moderno ¨Es Baluard¨, después de realizar una breve visita a la Catedral.

    Os esperamos a todos para que disfrutéis del entorno, del programa científico y de la magnífica ciudad de Palma.Visita la página del Congreso en www.seco2018.es

    Un abrazo
    Dr. Xavier González Argente
carles madevall Entrevista Mariano Martínez Díez
Dr. Mariano Martínez Díez
  • LEER ARTÍCULO
    Hoy traemos a este espacio de Boletín – SECO a un brillante cirujano, espejo de la historia de la cirugía bariátrica en nuestro país: Prof. Dr. D. Mariano Martínez Díez. Es difícil compendiar, en pocas palabras, la trayectoria profesional de nuestro compañero.

    Nacido en Burgos (6-1-1945). Jefe del Servicio de Cirugía General del HCU de Zaragoza (1975-2015). Director del Departamento de Cirugía (1996-1999 y 2013-2015). Catedrático de Cirugía UNIZAR entre 1990 y 2015, emérito hasta octubre de 2019. Le avalan 15 proyectos de investigación financiados, 199 publicaciones en revistas nacionales e internacionales, sus “Lecciones de Patología Quirúrgica” (2 tomos: Abdomen y Mama-Tórax), además de 29 capítulos en otros libros, 27 Tesis Doctorales dirigidas, así como numerosos Premios y Distinciones.

    Estimado Mariano, en primer lugar queremos expresarte nuestro agradecimiento por compartir este espacio con nosotros.Con respecto a tu vertiente como cirujano bariátrico: ¿Cuándo te iniciaste?, ¿Dónde?, ¿A través de quién y por qué?
    En febrero de 1978, pocos meses después de haber obtenido por oposición la plaza de Prof. Adjunto de Cirugía, recibimos una consulta interna en el Hospital Clínico Universitario “Lozano Blesa” de Zaragoza en la que se solicitaba una dermolipectomía una paciente (VMM, aún me acuerdo de su filiación) de 150 kg y 1,47 m, lo que hoy entendemos como superobesidad. Evidentemente, la dermolipectomía no tenía ningún sentido... Dado que la enferma padecía múltiples comorbilidades, diabetes entre ellas, me pareció que en aquellos momentos un bypass yeyuno-ileal era la intervención ideal que había que practicar a nuestra paciente (yo ya conocía las publicaciones de Payne, DeWind, Scott y García Díaz, (q.e.p.d.). La dermolipectomía se dejaría para un segundo tiempo operatorio, que por cierto realizamos 18 meses después.Tras una sesión clínica del servicio, muchas opiniones en contra y mucho desconocimiento, el entonces Catedrático y Jefe del Departamento Prof. Manuel González me preguntó si me comprometía yo a realizarla, a lo que contesté afirmativamente, creyendo que era la única posibilidad de curar a la enferma. El 12 de julio de 1978 realizamos nuestro primer bypass yeyuno-ileal término-terminal (30/20 cm) según técnica de Scott, con excelentes resultados, no presentando complicación alguna.

    ¿Qué recuerdos te quedan de aquella “primera fase” en la cirugía bariátrica?
    Los recuerdos de aquella fase de iniciación en la cirugía bariátrica son extraordinarios. Dados los buenos resultados conseguidos en este caso y los que operamos el siguiente año, nació en nuestro servicio un gran interés por este tipo de cirugía. Pronto constituimos un mini grupo cuyo objetivo fundamental era la incesante búsqueda bibliográfica, difícil en aquellos años, y la puesta en práctica de proyectos de investigación originales, contactando transversalmente con compañeros que pudieran estar interesados, fundamentalmente anatomopatólogos y veterinarios. Recuerdo la intensa preparación preoperatoria y las exhaustivas pruebas, incluyendo sistemáticamente el estudio psiquiátrico y rehabilitación respiratoria, entre otras. En los primeros 100 casos atendía, operaba y controlaba personalmente a todos los pacientes, lo que sin darme cuenta me restaba mucho tiempo de otras ocupaciones.Muy pronto, la cirugía bariátrica pasó a ser nuestra línea de investigación principal, realizada en ratas de laboratorio a las que operábamos con la clásica gafa-lupa. Surgieron así varias publicaciones en revistas nacionales (Cirugía Española, Revista Española de Enfermedades del Aparato Digestivo, etc.) y más tarde internacionales (Obesity Surgery), comunicaciones a congresos diversos y tesis doctorales, entre las que debo citar las de mis compañeros iniciales de fatigas: Alfredo Ingelmo y Vicente Aguilella. También me acuerdo de que por aquella época estaba interno con nosotros el entonces estudiante Cándido Martínez Blázquez, flamante Presidente de SECO años después.

    ¿Cuáles eran las técnicas que aplicabas?
    Sucesivamente, y de acuerdo con las grandes series que se iban publicando, realizamos: bypass yeyuno-ileal según técnica de Scott, gastroplastia horizontal (LaFave y Alden, de la Universidad de Kentucky), gastroplastia vertical con banda (Mason) y bypass biliopancreático con asa común de 50 cm (Scopinaro), que después ampliamos a 75 cm. El bypass yeyuno-ileal dejamos de realizarlo, a pesar de nuestros buenos resultados, a raíz de la publicación de Griffenen (Surg. Gynecol. Obstet.), en la que daba a conocer un diez por ciento de morbilidad tardía muy grave y nada menos que un 10% de mortalidad en las largas series americanas, fundamentalmente por fallo hepático muy tardío. Ya en la era laparoscópica, nuestra técnica preferente fue y es el bypass gástrico en Y de Roux con asa de dos metros en la mayor parte de los casos, guardando la gastrectomía vertical para casos seleccionados. Precisamente, mi última tesis doctoral dirigida y leída el pasado 26 de enero por una de mis ex-residentes, Beatriz Calvo, lleva por título “Cirugía de la obesidad. Comparativa entre el bypass gástrico y la gastrectomía vertical laparoscópicas“.Cuando me jubilé en el hospital, en octubre de 2015, habíamos intervenido unos 1000 pacientes, y estoy plenamente convencido de que la cirugía restrictiva exclusiva es insuficiente para controlar a la mayor parte de los obesos mórbidos.

    La morbimortalidad de aquella fase, ¿era tan elevada como se piensa ahora?
    Al contrario de lo que pueda pensarse, la morbilidad era más que aceptable en aquella época, teniendo en cuenta lógicamente los medios hospitalarios de los que disponíamos y los conocimientos empíricos de la mayor parte de técnicas realizadas. De las únicas tres operaciones de cuya realización me arrepiento son las gastroplastias horizontales: los tres casos rengordaron progresivamente a partir del tercer año postoperatorio. Probablemente, la operación bariátrica más compleja que he realizado ha sido precisamente la conversión de una de ellas a una vertical según técnica de Mason.Nuestro primer enfermo fallecido fue el caso 82 (Mason), el quinto día postoperatorio, bruscamente,cuando iba a ser dado de alta, al efectuar su primera deposición, correspondiendo a la temida embolia pulmonar de aquella época, contra la que disponíamos de escasas medidas profilácticas que desde luego no incluían la deambulación precoz. La calidad de vida de estos pacientes no era buena, no toleraban las carnes rojas y vomitaban frecuentemente. Conforme pasaba el tiempo, los casos de reganancia de peso aumentaban y el regrapado tenía escasa utilidad. Tras operar a 125 enfermos, nos planteamos que los índices de fracaso de las técnicas restrictivas puras eran muy altos, tal y como publicamos en su momento en Cir. Esp. y posteriormente en Obes. Surg., publicación que por cierto coincidió con la realizada en la misma revista por Aniceto Baltasar y que llegaba a las mismas conclusiones.Por estas razones, nos decidimos por el bypass biliopancreático de Scopinaro con la modificación gástrica de Holian, para que hubiera uniformidad en todos nuestros operados. Naturalmente tuvimos complicaciones, fundamentalmente metabólicas, hipoproteinemia concretamente, que motivó la reintervención con el objetivo de alargar el asa común en algunos casos. Convencidos de que era una buena operación, decidimos mejorarla realizando una mínima modificación que consistía en alargar el asa común de 50 a 75 cm, operando en total más de 300 casos con resultados excelentes y con escasa morbilidad metabólica.

    Tú eres uno de los Iniciadores de la cirugía bariátrica en España. ¿Cómo fueron los inicios con la idea de “asociar” a los pocos cirujanos que realizaban esta disciplina?
    En aquella época y dado el carácter universitario de nuestro hospital, la mayor parte de residentes y cirujanos jóvenes querían realizar su tesis doctoral, publicaciones, comunicaciones a congresos, estancias cortas y cursos en otros hospitales nacionales o extranjeros, para de esta forma conseguir un curriculum vitae que les permitiera el acceso a cargos docentes permanentes y hospitalarios de responsabilidad. Además, las reuniones sobre temas bariátricos eran cada vez más frecuentes, y aquí hay que reconocer el importante papel que desempeñaron otros cirujanos como Aniceto Baltasar, Felipe de la Cruz Vigo, Manuel García Caballero (q.e.p.d.), Alastrué y algunos otros, lo que unido a las publicaciones sobre todo en revistas norteamericanas y por supuesto la cirugía experimental en animales, permitían una formación muy adecuada para esa etapa.Por todas estas razones, los residentes y médicos jóvenes de mi servicio se dieron cuenta muy pronto que la cirugía bariátrica iba a tener un gran futuro y además estaba comenzando en nuestro país con total protagonismo por su parte.La investigación a nivel de cirugía experimental estaba asegurada a través de las dependencias de la Cátedra de Cirugía de Veterinaria y de la Cátedra de Anatomía de nuestra Facultad, donde no sólo “hacíamos manos“- y yo añadiría que también ojos -, sino que cada vez nos llegaban al hospital más obesos para operar procedentes de todo Aragón, Logroño e incluso de otras regiones españolas. Sin buscarlo, mi servicio se convirtió en lo que ahora se denomina “unidad de referencia“.Dado el interés creciente por este tipo de cirugía y por las razones comentadas, era imprescindible gestionar un esquema de formación dentro del propio servicio, lo que creo logramos con notable éxito, como demuestra la dedicación posterior de muchos de los cirujanos formados con nosotros en nuestra comunidad y en otras, debiendo destacar a los más antiguos: Aguilella, Bielsa, Jiménez, Lamata, Ingelmo, Resa, Solano, Elía, Martínez, etc.

    ¿Cómo valoras la implementación de esta disciplina quirúrgica y su evolución, sobre todo con el abordaje laparoscópico?
    El hecho más determinante que ha cambiado la cirugía bariátrica ha sido sin duda el abordaje laparoscópico. La introducción de esta “nueva forma de hacer cirugía” por Belachew en 1994, ha supuesto un nuevo estímulo para los cirujanos, que han tenido que superar una larga curva de aprendizaje hasta poder llegar a enfrentarse con garantías a las técnicas bariátricas más complejas. La cirugía laparoscópica ha supuesto la desaparición de la complicación casi obligada de la cirugía abierta, la eventración, con sus peligros evidentes, su resolución a veces difícil y en todo caso la ocupación de camas hospitalarias y los notables costes adicionales de todas las reintervenciones.La vía laparoscópica permite introducir a la bariátrica dentro de la denominada cirugía mínimamente invasiva, acortando estancias, añadiendo confort postoperatorio etc. Y todo ello ha mejorado recientemente gracias a la introducción de pacientes seleccionados en programas de fast-track que ya se siguen en algunos hospitales, como el mío, impulsados por el grupo GERM, uno de cuyos fundadores fue el Prof. Ramírez, profesor titular de mi cátedra desde hace escasos meses.Por otra parte, la laparoscopia ha “democratizado” la formación quirúrgica. Me explicaré: en la cirugía abierta, los que veían el campo operatorio eran exclusivamente los que operaban y ayudaban, mientras que ahora la pantalla permite la visualización por todos los profesionales interesados. La gran difusión de la laparoscopia, en parte por motivos estéticos, ha aumentado la demanda en cirugía bariátrica. Sin embargo, a pesar de esta demanda creciente e imparable, no debemos olvidar que en una gran parte de los hospitales públicos de la red pública, la bariátrica no figura en las listas de espera oficiales. Precisamente la espera quirúrgica media en España para este tipo de operaciones es de tres años, lo que ha motivado que al menos un 20% de pacientes acudan a la cirugía privada.

    A tu entender, ¿cuáles son los aspectos negativos y cambios de mejora en la cirugía bariátrica?
    Es difícil responder a esta cuestión, pero lo intentaré refiriéndome a varios aspectos:TÉCNICOS. Creo que lo que no se debe seguir haciendo, entre otras cosas, es reproducir por vía laparoscópica o endoscópica técnicas similares o parecidas en sus fundamentos a las que ya fracasaron en su día por vía abierta. Está claro que me refiero a las técnicas restrictivas a las que ahora se han aficionado digestólogos y endoscopistas.FORMACIÓN. La formación del cirujano es cada vez más compleja. El MIR actual se ve dirigido demasiado precozmente de una manera preferencial hacia una de las cuatro unidades en las que están divididos la mayor parte de los servicios de cirugía. Como les resulta más atractiva la cirugía laparoscópica que la abierta, raramente practican esta última, con lo que llegará un momento, si no ha llegado ya, en el que pretenderán resolver graves complicaciones por dicha vía, precisamente por su desconfianza en la que han practicado escasamente. Mi conclusión es que deben revisarse nuevamente los programas MIR y quizás deba añadirse un año más a su periodo de formación, circunstancia esta última que se contempla hace una década pero que no se pone en práctica, posiblemente por problemas económicos.PRIORIDADES. Se estima que actualmente en España hay 20000 pacientes en lista de espera quirúrgica bariátrica y que se operan unos 6000 anualmente, el 80% en los servicios públicos, con una demora de unos 3 años. Esta situación es progresiva, irreversible e insostenible. Yo creo que se debería crear un grupo de expertos, a través de la SECO, con carácter vinculante al estado español, por encima de las comunidades, con la misión de publicar un programa de prioridades de cumplimiento obligatorio y estos pacientes serían los que podrían operarse exclusivamente en el marco de la red pública.Todos sabemos que hay un porcentaje de obesos que se operan actualmente que no cumplen las condiciones requeridas. Los principios de la “cirugía profiláctica“, que algunos defienden para no tener morbilidades el día de mañana, no pueden ser asumidos a nivel nacional debido a los gastos superfluos y excesivos que originan, y ojo porque con los mismos razonamientos habrá que asumir la cada vez más frecuente cirugía en la adolescencia….PROPAGANDA AUDIOVISUAL. Actualmente la influencia mediática de radio y TV en programas regionales y nacionales e incluso la prensa, sobre todo la denominada del corazón, ejercen una notable influencia que en modo alguno es beneficiosa para el avance científico de la especialidad. Por otra parte, el bombardeo permanente en las redes sociales no deja de ser más que un autobombo que casi nunca explica la realidad, sino como mucho el aspecto personal del anunciante que no busca otra cosa que su distinción individual basada en fines lucrativos. Sé que este aspecto es difícil de controlar, pero quizás debería ser estudiado por las comisiones de ética de los Colegios Oficiales de Médicos.

    ¿Cuál tu opinión de la cirugía metabólica en obesidad Tipo I con comorbilidades?
    Recientemente se han publicado algunas series de pacientes diabéticos operados con éxito cuyo IMC correspondía a la franja 30–34,9 kg/m2. Incluso se ha propuesto para ellos la banda gástrica como técnica de elección. En mi opinión, si existen comorbilidades, Si que está indicada la operación, sobre todo si padecen diabetes mellitus tipo 2. Lo que ya no puedo es aconsejar qué tipo de técnica sería la más adecuada, puesto que no tengo experiencia personal en estos casos. No obstante, de acuerdo con mi forma de pensar y acorde con lo que mantengo en esta entrevista, yo no indicaría nunca la banda gástrica y sólo en casos muy seleccionados la gastrectomía vertical laparoscópica. Sigo creyendo que la técnica más adecuada, sobre todo si padecen diabetes, sigue siendo el bypass gástrico corto laparoscópico.

    ¿Tienes algún caso o anécdota reseñable, relacionado con esta disciplina, que nos puedas dar a conocer?
    Casos especiales y anécdotas lógicamente tengo muchas. Contaré algunas.Los múltiples casos que se atiborran de bocadillos multicapas la semana anterior a la operación para estar fuertes en el postoperatorio.La paciente que daba permiso a su marido para que tuviera relaciones extraconyugales una vez por semana que resultaban imposibles para ella.Sobre todo, me vienen a la memoria los artilugios que teníamos que montar en los primeros años para operar a los superobesos, que eran la mayoría. Colocábamos a ambos lados de la cabecera de la cama dos mesillas almohadilladas para colocar los brazos de los pacientes que, lógicamente, no cabían dentro de las camas normales y a pesar de todo nunca tuvimos una úlcera por decúbito.Pero quizás la anécdota más curiosa fue el diseño del separador. A través del hospital se le encargó a una empresa alemana que nos presentó una birria que no llegamos a comprar. Un empleado del servicio de mantenimiento que me dijo que en tiempos había sido herrero en su pueblo, entendió lo que deseábamos y nos hizo un magnífico modelo que yo diseñé basándome en el Finochietto torácico, pero de mucho mayor tamaño y con valvas desplazables en el marco, también este último especial y muy sólido para anclarlo a la cabecera de la mesa operatoria. Nuestro modelo tuvo tanto éxito que los cirujanos lo empleaban sistemáticamente para muchas otras intervenciones de cirugía general, y yo mismo lo usaba siempre en las gastrectomías totales radicales. Como dato supercurioso diré que uno de los cirujanos que venían por el servicio para ver cirugía bariátrica nos llamó por teléfono una vez, desde la otra punta de España, a ver si le podíamos enviar el separador por Seur, porque había programado dos enfermos para intervenir.

    Dada tu maestría y experiencia en este campo quirúrgico, ¿cómo visionas el futuro de la cirugía bariátrica? ¿Cuáles son tus consejos para los cirujan@s bariátric@s más noveles?
    En mi opinión, el futuro de la cirugía bariátrica es extraordinario. El instrumental laparoscópico se irá perfeccionando aún más, por la cuenta que les trae a las casas comerciales, y quizás la robótica deje de ser un método excepcional para convertirse en un futuro no muy lejano en una espléndida realidad, lo que unido al progreso y mejoría creciente de las suturas mecánicas, colas biológicas, etc., harán que sin duda aún disminuya más la morbimortalidad de este tipo de cirugía. Todo ello sin olvidar los incesantes avances de la Anestesiología y Reanimación y de la Radiología intervencionista, fundamentalmente.El campo de nuestra especialidad, o mejor dedicación preferencial, se ha extendido recientemente a la cirugía de la diabetes mellitus tipo 2 con resultados incuestionables que irán mejorando en un futuro cercano, conforme se vayan concretando mejor sus indicaciones y se vayan conociendo sus resultados en series largas a más de diez años.¡¡¡Cómo iban a pensar los endocrinólogos que sus dos campos preferenciales, obesidad y diabetes, iban a ser indicaciones quirúrgicas!!!Con respecto a los cirujanos bariátricos noveles, tal y como yo entiendo la cirugía bariátrica, “una dedicación preferencial dentro de la cirugía esófago-gastro-intestinal, encuadrada dentro de la unidad del mismo nombre a la que se le añaden los términos de cirugía bariátrica y metabólica, conectada transversalmente sobre todo con la cirugía endocrina y dentro de la cirugía general“, mis consejos serían:1. Cumplir estrictamente la normativa que actualmente marcan la SECO e IFSO.2. Aprender a ejecutar la técnica universalmente aceptada que es el bypass gástrico y en casos especiales la gastrectomía vertical, ambas por vía laparoscópica.3. Estudiar muy bien a todos los enfermos que se operan en el servicio y seguir personalmente a la mayor parte de ellos.4. No practicar nunca cirugía de conversión hasta conseguir un alto nivel de cirugía primaria inicial.5. Informarse constantemente de las aportaciones bibliográficas nacionales e internacionales a través fundamentalmente de revistas on line especializadas, juntamente con asistencia a reuniones, congresos, presentación de comunicaciones, publicaciones y realización en su momento de la tesis doctoral, esto último preferentemente antes de concluir la residencia.6. Si es posible, colaborar con grupos que realicen cirugía bariátrica experimental en animales, camino imprescindible para adquirir habilidades, mejorar la curva de aprendizaje y lograr un estímulo constante para la investigación.7. Y quizás el consejo más importante: estar siempre dispuestos a trabajar sin horario ni libranzas superfluas, aceptar los consejos de los que tienen mayor experiencia y mantenerse siempre fieles a los principios éticos a los que nos obliga nuestra condición de cirujanos.

    Editores:
    Eduardo Domínguez-Adame L. e Ismael Díez del Val
carles madevall Historia de SECO
Dr. Aniceto Baltasar
  • LEER ARTÍCULO
    El Presidente de honor y “padre” de la sociedad, el Dr. Aniceto Baltasar, a quien debe en gran medida la privilegiada situación en la se encuentra la SECO actualmente. En forma de cronograma nos ofrece un vasto recorrido por la historia de la cirugía de la obesidad.

    El término cirugía bariátrica (CB) proviene del griego "baros” (peso) y "iatrein” (tratamiento) y es el tratamiento de la obesidad a través de la cirugía. La “cirugía metabólica” (CM) representa una expansión del concepto de CB y trata las condiciones metabólicas, tales como la dislipemia o la diabetes. Queremos hacer un repaso histórico del desarrollo de esta especialidad en España.

    Años 50 y 60
    Varco-Buchwald y Kremen-Linner realizan la primera derivación yeyuno-ileal (DYI) en 1953 en la Universidad de Minnesota. Payne y otros cirujanos se incorporan a la cirugía malabsortiva a partir de 1956. Buchwald, en 1964, trata la hipercolesterinemia.

    Años 60-70
    Mason inicia las derivaciones gástricas (DG) en 1967. El Prof. Sebastián García Díaz inicia las DYI en Sevilla en 1973 con 16 casos. Le siguen Carlos Masdevall en Bellvitge en marzo de 1976 y Mariano Martínez en Zaragoza. La primera DG nacional fue realizada en mayo de 1976 en Alcoy.

    Años 80
    Mason describe la gastroplastia vertical anillada (GVA) en 1982, lo que permitió simplificar la CB de forma más fácil y que se extendiera su uso. Laporte y Baltasar introducen la técnica en España, aunque al analizar los resultados a % años pensamos que era “una esperanza frustrada”, porque los pacientes volvían a ganar peso.

    Años 90
    Belachew usa la primera Banda Gástrica Ajustable Laparoscópica (BGAL) en 1991. Favretti pone la primera en el Hospital La Paz asistido por Masdevall y Baltasar. Carbajo publica en Cirugía Española la primera experiencia nacional en 1998 y muy pronto se abandona. La cirugía metabólica se inicia en España en 1991 (Baltasar, Cir Esp 1991).Mervyn Deitel funda Obesity Surgery en 1990. La primera derivación gástrica mundial por laparoscopia corresponde a Wittgrove en 1993. La primera europea se presentó en Granada, durante el Congreso SECO de 1998. Apenas un año despues describimos en Obesity Surgery la primera hernia tras bypass gástrico.Scopinaro comienza su derivación bilio-pancreática en 1979, mientras que el cruce duodenal corresponde a Hess en 1988, y Marceau que lo describe. Baltasar lo introduce en España en 1995.En 1997 se funda la SECO en San Juan (Alicante), con 26 socios fundadores Fue un paso histórico para la CB española. La idea del anagrama de SECO, Sancho “el gordo” y Don Quijote “el flaco”, corresponde a Aniceto Baltasar, y fue dibujado por Dori Cantó, diseñadora alcoyana.Como no podía ser de otra manera, el mayor escollo a la aceptación de SECO provino de la Asociación Española de Cirujanos. Pasamos cinco años con un rechazo total: que si debía ser dentro de la cirugía esófao-gástrica, de la endocrina…La SECO entra en IFSO en 1998 como 8º país. En 2002, la SECO fue aceptada como una sección más dentro de la AEC y ha funcionado con orgullo desde entonces.

    Años 2000
    Ren y Gagner presentan la primera gastrectomía vertical por laparoscopia en el 2000. Nuestro trabajo (“Lap sleeve gastrectomy: a multi-purpose bariatric operation”), publicado en 2005, se encuentra entre los más citados en la historia de la CB (núm 63). Hoy en día es la técnica más utilizada.Iniciamos la primera cirugía de la diabetes en 2004 y la cirugía laparoscópica de niños y adolescentes en 2007.

    Evolución de la SECO como sociedad
    En la 1ª Reunión de SECO se presentaron 31 comunicaciones. Al Congreso fundacional le siguieron Granada en 1998 (donde se nombró a Rafael Álvarez Cordero y Rafael Capella como los primeros socios honoríficos de la SECO), Santander en el 2000, y sucesivamente hasta Sevilla en 2017. En 2003, se celebra en salamanca el 8º Congreso de la IFSO. En mayo de 2004, la revista Cirugía Española publica un número monográfico sobre Cirugía de la Obesidad. En 2011, se celebra en Barcelona el Congreso del Capítulo europeo de la IFSO. En 2012 comienza el curso “Fundamentos en Cirugía Bariátrica y Metabólica”, que se desarrolla en el Campus Virtual de la AEC.SECO ha cambiado su Junta Directiva y Presidentes de forma ejemplar, ordenada y democrática, cada 2-4 años: Aniceto Baltasar (Alcoy), Cándido Martínez Blázquez (Vitoria), Carlos Fernández Escalante (Santander), Antonio Torres (Madrid), Felipe de la Cruz Vigo (Madrid), Carles Masdevall (Hospitalet), Juan Carlos Ruiz de Adana (Getafe), José Antonio Ramírez Felipe (Las Palmas) y Raquel Sánchez Santos (Pontevedra, presidente electo).En 2011 fundamos BMI-Latina (Bariátrica y Metabólica Ibero-Americana) como revista online publicada en español, inglés y portugués. La revista fue adoptada por SECO en 2015 y creemos que desempeñará un valioso papel en CB en las sociedades de habla española, portuguesa e inglesa, ya que desde el año 2018 volverá a publicarse en inglés.Los miembros de SECO han contribuido de forma espectacular al desarrollo de la CB nacional y mundial. Han descrito técnicas propias como la derivación bilio-pancreática de Larrad, la técnica de SADI-s del Hospital Clínico de Madrid (Sánchez-Pernaute y Torres), la popularización de mini-gastric bypass de Carbajo, el libro sobre diabetes de García-Caballero, el de Baltasar sobre Obesidad y Cirugía, la monografía de los Dres. De la Cruz Vigo sobre bypass gástrico laparoscópico, etc. El Hospital Clínico de Barcelona y el AIS Channel, liderado por el Dr. Antonio Lacy, ha sido un pionero mundial en la cirugía en directo de amplia difusión desde diversos hospitales nacionales y extranjeros.Hemos descrito el vaciamiento gástrico después de CD, el deterioro hepático, incluso con necesidad de trasplante, gastrectomía total y diferentes tipos de conversión tras fracasos de cirugías previas, alargamiento intestinal por desnutrición, así como diferentes complicaciones y su manejo. En 2013, España fue el 5º país con más publicaciones en SOARD y por años el 2 o 3º en Obesity Surgery. Varios de nuestros miembros han recibido prestigiosos reconocimientos internacionales. SECO es única, pues ha tenido dos Presidentes de IFSO y dos Presidentes de Congresos mundiales (2003 y 2019).Durante las últimas cuatro décadas hemos seguido los cambios en la práctica de CB en el mundo y participado en la evolución de la especialidad. Ha sido extremadamente importante y satisfactorio compartir y discutir continuamente la evidencia con nuestros compañeros, tanto a través de la literatura científica como en interacciones personales y reuniones nacionales e internacionales. Creemos que la SECO ha ayudado de forma significativa a la atención quirúrgica bariátrica de alta calidad a los pacientes españoles y hacer contribuciones científicas significativas. Hoy en día, nuestro nuevo reto es la CBA (Cirugía bariátrica ambulatoria), a la que ya hemos estado expuestos y nos ha impresionado.En 2018, se debe considerar a la SECO como un éxito profesional de todos los miembros de la sociedad (más de 450), sirviendo como en sus orígenes a los pacientes, a la sociedad y a la comunidad quirúrgica española y mundial.

    Socios fundadores de SECO
    Residencia Pérez Mateos, San Juan, Alicante, España12-13 de diciembre de 1997

    1. Aniceto Baltasar Alcoy
    2. Juan Pujol Barcelona
    3.Miguel A. Carbajo Valladolid
    4. Santiago Tamames Madrid
    5. Carlos F. Escalante Santander
    6. Santiago Tamames Madrid
    7. Horacio Urquijo Madrid
    8. Cándido Martínez Blázquez Vitoria
    9. Francisco Arlandis Alcoy
    10. Rafael Bou Alcoy
    11. Miguel A. Calvo Ros Bilbao
    12. Antonio Alastrué Badalona
    13. Eugenio Urquijo Madrid
    14. Carlos Cerquella Madrid
    15. Felipe de la Cruz Vigo Madrid
    16. Mario García Madrid
    17. Luis García Vallejo Santiago
    18. Federico Leruite Granada
    19. Juan Machuca La Coruña
    20. José Mª Recio Barcelona
    21. Carlos Masdevall Barcelona
    22. Salvador Serrano Burgos
    23. Tomeu Feliú Gerona
    24. Antonio Soro Mallorca
    25. Antonio Martín Duce Madrid
    26. Mariano Martínez Zaragoza
carles madevall Presentación Portal de Noticias y Boletines
Dr. José Antonio Ramírez Felipe y Dr. Juan Carlos Ruíz de Adana
  • LEER ARTÍCULO
    Estimados socios/as:

    Queremos presentaros una nueva sección en nuestra página web, denominada “Noticias-Boletín”. Dicha sección nace como un nuevo proyecto iniciado por la Junta Directiva SECO 2017-2019 que preside José Antonio Ramírez. 

    El objetivo de la misma, es una puesta al día de los avances/innovaciones que estén en relación con la Obesidad grave, así como las noticias que puedan aparecer en medios de comunicación que, de alguna manera, estén vinculados con la Obesidad Mórbida. 

    El plan de trabajo es la edición de 10 boletines anuales que recojan todas esas noticias que puedan ser interesantes para los socios, tanto desde el punto de vista científico como social, pues como Sociedad Científica queremos prestar un servicio a la sociedad y a la ciudadanía en general.

    Igualmente queremos establecer una transversalidad con otras Sociedades Científicas, para que SECO mantenga esa posición de referencia y marca con la obesidad grave y con la cirugía bariátrica. 

    Os pedimos vuestra colaboración para trasmitirnos ideas e inquietudes, así como vuestra implicación para sumar vuestra visión, experiencia y propuestas de mejora en el tratamiento del paciente obeso, razón de ser de nuestro trabajo.

    Esta sección estará coordinada por Eduardo Domínguez-Adame Lanuza e Ismael Díez del Val, con la supervisión del Presidente SECO, José Antonio Ramírez Felipe y del Presidente FUNSECO, Juan Carlos Ruíz de Adana Belbel.

    Dr. José Antonio Ramírez Felipe y Dr. Juan Carlos Ruíz de Adana